26 octubre 2011

LEGADO

Déjame aquella tarde dormida en la almohada
en el bies despojado de hastíos y estridencias
Déjame el labio trémulo donde trepó la vida
a devolverte enteras: la emoción y la sal

Que este sea el legado de los días que fueron
en las horas futuras que no sé si vendrán.







©Isabel Expósito Morales

2 comentarios:

  1. Un poema breve en su extensión pero pletórico de contenido...
    Sabes decir mucho con pocas palabras.
    No es fácil y menos en verso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El legado de lo que fue y tal vez no será, precioso.

    ResponderEliminar

ÉRASE UN HABRÁ

Hubo una vez una vez en el bosque de sueños lunas luneras desperdigadas bajo la manta. Érase que se era un… mamá, cuéntame un cuento, ...