22 octubre 2011

ADIÓS

Hubiera bastado una mano goteando espacios,
un despliegue veraz de oídos presentes,
unas horas regaladas sin fugas hacia dentro.


Hubiera bastado sentarme a tu mesa,
llenar hojas en blanco con rituales absortos
de pasadas memorias.


Más lágrimas a dúo
como cascadas de abalorios confusos
hubieran bastado


unos pocos días, 
unas cuantas horas de más
                                    tocando a mi puerta


una última caricia
quizá hubiera bastado
tal vez hubiera sido suficiente


De  Poemas para el adiós, 1995     ©Isabel Expósito Morales

2 comentarios:

  1. Hola Isabel, espero que no sea un adiós y quede en un precioso poema.
    que tengas un feliz fin de semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso poema. Mucho.
    A veces escribimos nuestras vivencias.
    Otras, las de los demás.
    La nostalgia, siempre presente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

INMEDIATEZ

No sé qué contará la historia Tal vez no me interesa. Acudo, como todos, a lo móvil; la inmediatez de un absurdo  en oferta...