22 octubre 2011

ADIÓS

Hubiera bastado una mano goteando espacios,
un despliegue veraz de oídos presentes,
unas horas regaladas sin fugas hacia dentro.


Hubiera bastado sentarme a tu mesa,
llenar hojas en blanco con rituales absortos
de pasadas memorias.


Más lágrimas a dúo
como cascadas de abalorios confusos
hubieran bastado


unos pocos días, 
unas cuantas horas de más
                                    tocando a mi puerta


una última caricia
quizá hubiera bastado
tal vez hubiera sido suficiente


De  Poemas para el adiós, 1995     ©Isabel Expósito Morales

2 comentarios:

  1. Hola Isabel, espero que no sea un adiós y quede en un precioso poema.
    que tengas un feliz fin de semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso poema. Mucho.
    A veces escribimos nuestras vivencias.
    Otras, las de los demás.
    La nostalgia, siempre presente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

ANTES DEL INVIERNO

Antes del  invierno había un lugar destinado a los geranios y a las risas, y en él se presentaba todo lo que venía sin ser llama...