30 octubre 2011

HOJARASCA

Desde el hoy, el ayer 
es un jardín donde no crece nada
más que la tibia y persistente locura
de un poeta,
intentando descifrar los viejos códices
del tiempo y su hojarasca.




























©Isabel Expósito Morales

2 comentarios:

  1. Los códices del tiempo, antiguos como el tiempo mismo se amontonan en los versos de cada poeta que como tú, acaricia la palabra y la desnuda y la regala en forma de verso.
    Me encantó.
    Un abrazo.
    Gino.

    ResponderEliminar
  2. Entre el hoy y el ayer, es como madura la visión del poeta. El poema no tiene desperdicio: "tibia y persistente locura", "intentando descifrar", ¡todo tan cierto...!

    ResponderEliminar

INMEDIATEZ

No sé qué contará la historia Tal vez no me interesa. Acudo, como todos, a lo móvil; la inmediatez de un absurdo  en oferta...