30 octubre 2011

HOJARASCA

Desde el hoy, el ayer 
es un jardín donde no crece nada
más que la tibia y persistente locura
de un poeta,
intentando descifrar los viejos códices
del tiempo y su hojarasca.




























©Isabel Expósito Morales

2 comentarios:

  1. Los códices del tiempo, antiguos como el tiempo mismo se amontonan en los versos de cada poeta que como tú, acaricia la palabra y la desnuda y la regala en forma de verso.
    Me encantó.
    Un abrazo.
    Gino.

    ResponderEliminar
  2. Entre el hoy y el ayer, es como madura la visión del poeta. El poema no tiene desperdicio: "tibia y persistente locura", "intentando descifrar", ¡todo tan cierto...!

    ResponderEliminar

ÉRASE UN HABRÁ

Hubo una vez una vez en el bosque de sueños lunas luneras desperdigadas bajo la manta. Érase que se era un… mamá, cuéntame un cuento, ...