17 septiembre 2012

NISDAFE





Entidad de caballo en la piel que amanece
cual alma de potro liberada.
Reitera, silabea, anuncia
su expansión ecuestre
en los matices de color de los espacios.

Con las crines de luz al viento,
te besa el horizonte alado
en infinitud de galopes invisibles.

Nace el día:
equus urgido de infinitos.



2 comentarios:

  1. Preciosas imágenes! cariño por un animal noble... enhorabuena, Isabel!

    Agustín

    ResponderEliminar
  2. Seductoras imágenes poéticas que hablan de tu portentoso mundo poético. Urgido de infinitos,crines de luz al viento... me dejo llevar por tus versos en medio de ese Nisdafe verde y maravilloso. Salud, amiga.

    ResponderEliminar

ÉRASE UN HABRÁ

Hubo una vez una vez en el bosque de sueños lunas luneras desperdigadas bajo la manta. Érase que se era un… mamá, cuéntame un cuento, ...