24 septiembre 2012

FARO






Meridiana soledad que el faro alumbra
en las oscuras noches de la isla.
Gime su luz, despierta y clara,
desde sus torres,
sobre la inmensa llanura del mar grande.

Tal vez espera a aquellos que se fueron,
sin pasaje de vuelta,
sobre veleros tristes.
O a un náufrago del tiempo
volviendo del olvido en una barca.

Faro esculpido en el punto cero del alma,
tu visión me detiene
y un eco de ultramar deja a tus pies
la red del horizonte.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

ANTES DEL INVIERNO

Antes del  invierno había un lugar destinado a los geranios y a las risas, y en él se presentaba todo lo que venía sin ser llama...