24 septiembre 2012

FARO






Meridiana soledad que el faro alumbra
en las oscuras noches de la isla.
Gime su luz, despierta y clara,
desde sus torres,
sobre la inmensa llanura del mar grande.

Tal vez espera a aquellos que se fueron,
sin pasaje de vuelta,
sobre veleros tristes.
O a un náufrago del tiempo
volviendo del olvido en una barca.

Faro esculpido en el punto cero del alma,
tu visión me detiene
y un eco de ultramar deja a tus pies
la red del horizonte.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

ÉRASE UN HABRÁ

Hubo una vez una vez en el bosque de sueños lunas luneras desperdigadas bajo la manta. Érase que se era un… mamá, cuéntame un cuento, ...