19 noviembre 2011

NADA


No entiendo el aire que respiro.
Ni este sabor del desconcierto
que mezcla el asco y el miedo
con este dulce palpitar
que es no entender,
que es no saber…
que es olvidar…

Esta es mi guerra,
la que me nombra y lleva:

la cima en que pervivo
–ajena  a lo ajeno–
dulcemente incapaz.



8 comentarios:

  1. La nada es un todo que nos atrapa, nos vuelve ciegos, mudos, indiferentes. Basta ya! Indignémonos, pasemos a la acción, que nada no es sea ajeno. Me gustó mucho tu poema porque conduce a la reflexión profunda. Indignado 1000

    ResponderEliminar
  2. Cuando es imposible entender lo que se ve, lo que se escucha, lo que se siente, a veces nos ayudamos de la ceguera, de la indiferencia para hacer más soportable lo que ocurre. Nada, queremos creer que nada pasa. Luis E.

    ResponderEliminar
  3. Vengo de tu Bitácora donde compartí el albor de un viaje precioso y al otro lado del camino en estos tus Brevísimos Latidos, me encuentro con la cara opuesta. La luz del albor se pierde para encontrarnos con una Nada espesa, contundente, estremecedora, llena de dolor ante la indiferencia con la que nos vestimos para hacer frente a realidades demasiado insoportables. Lo dicho, finalmente he sucumbido ante tu mundo poético. Jorge

    ResponderEliminar
  4. Hola Isabel,
    la incapacidad para sentir, ese es el mensaje que me ha llegado dentro.

    Es para quedarse pensando un ratito....

    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. Nada y un todo... donde existe un algo tiene también que existir un nada...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Quería agradecerte el comentario a mi relato en La Esfera Cultural, por eso he venido. Tu Nada, tan llena de reflexiones y sentimiento, me pide que me quede por aquí, y así pienso hacerlo si tú no tienes inconveniente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. ¡Ajena a lo ajeno!
    Un poema rotundo, contundente.
    Describir la Nada no es fácil, compañera.
    Me dejas reflexionando.
    Un abrazo cariñoso.

    ResponderEliminar

INMEDIATEZ

No sé qué contará la historia Tal vez no me interesa. Acudo, como todos, a lo móvil; la inmediatez de un absurdo  en oferta...