27 noviembre 2011

AUSENCIA





Si navego en tu cauce
y mis aguas se abren
en la región amada
que lleva a tus instantes
es porque allí reinan tus manos
como inmortales pájaros
sin ausencias




1 comentario:

  1. Amor y entrega reflejas, con ternura, en estos versos.
    Dices mucho con pocas palabras.
    Hermoso y sentido poema.
    Un abrazo, Isabel.

    ResponderEliminar

ÉRASE UN HABRÁ

Hubo una vez una vez en el bosque de sueños lunas luneras desperdigadas bajo la manta. Érase que se era un… mamá, cuéntame un cuento, ...