16 noviembre 2011

HÁBITAT


Hábitat


                                    


                Horas colgadas en los armarios.

                Resta presumir qué traje
                conllevará la tarde,
                esta mañana.
                                Cuál se acoplará
                                con esta cara larga
                                de lunes lerdo y ácido.


                                Pasta dental.
                                Café vertiginoso.
                                 Reloj:
                                               último
                                               viejo ultimátum.






     De  La labor de no estar, 1995.
     ©Isabel Expósito Morales

1 comentario:

  1. Habla tu poema del peso de la rutina, de la esclavitud a la que nos somete con su reloj siempre en guardia. He tenido muchos lunes como este que describes. Saludos. Elba

    ResponderEliminar

ÉRASE UN HABRÁ

Hubo una vez una vez en el bosque de sueños lunas luneras desperdigadas bajo la manta. Érase que se era un… mamá, cuéntame un cuento, ...