16 noviembre 2011

HÁBITAT


Hábitat


                                    


                Horas colgadas en los armarios.

                Resta presumir qué traje
                conllevará la tarde,
                esta mañana.
                                Cuál se acoplará
                                con esta cara larga
                                de lunes lerdo y ácido.


                                Pasta dental.
                                Café vertiginoso.
                                 Reloj:
                                               último
                                               viejo ultimátum.






     De  La labor de no estar, 1995.
     ©Isabel Expósito Morales

1 comentario:

  1. Habla tu poema del peso de la rutina, de la esclavitud a la que nos somete con su reloj siempre en guardia. He tenido muchos lunes como este que describes. Saludos. Elba

    ResponderEliminar

ANTES DEL INVIERNO

Antes del  invierno había un lugar destinado a los geranios y a las risas, y en él se presentaba todo lo que venía sin ser llama...