21 febrero 2013

EMPLAZAMIENTO



Convoco a tu memoria,
como eras bajo el guiño de agosto:
torbellino de gestos
sobre azoteas amplias.

Tu tacto en la tristeza:
suave como marzo
cuando me prometiste garabatos
sobre papel de agua.

Como eras
el último invierno,
observando los postreros verdes
desde una ventana.

Convoco a tu memoria,
porque...nunca...
es demasiado tiempo para verte.






 10 de febrero de 1994



1 comentario:

  1. Ay, esas ausencias qué tanto permanecen. Siempre las emplazamos, nunca nos abandonan. Sé de dónde nace este poema y por eso me gusta doblemente.

    ResponderEliminar

ÉRASE UN HABRÁ

Hubo una vez una vez en el bosque de sueños lunas luneras desperdigadas bajo la manta. Érase que se era un… mamá, cuéntame un cuento, ...