21 julio 2012

HABITAT



      Horas colgadas de los armarios

       Resta presumir qué traje
       conllevará la tarde
       esta mañana.
       Cuál se acoplará con esta cara larga
       de lunes lerdo y ácido.

      Pasta dental.
       Café vertiginoso.
                         Reloj:
                         último,
                         viejo ultimátum


    POEMARIUM, 2011

1 comentario:

  1. Hola he llegado aquí por casualidad y aquí me quedo, precioso blog y bello poema.

    La rutina nos lleva en su ritmo vertiginoso, es la monotonía.

    Un beso

    lujanfraix.blogspot.com

    Mi blog principal

    ResponderEliminar

ÉRASE UN HABRÁ

Hubo una vez una vez en el bosque de sueños lunas luneras desperdigadas bajo la manta. Érase que se era un… mamá, cuéntame un cuento, ...