03 febrero 2012

CALIMA

Calima que dibujas silencios,
rompe en dos esta niebla.
Sube a lo alto,
donde su nombre susurra
-quedo y clandestino-
historias inconclusas,
los cuentos de su vida,
canciones de mañana que regresan.

Calima, dame el eco
de alguna voluntad rota en pedazos,
de alguna gota suelta sin vendimia
en los septiembres que, por venir,
se fueron.

2 comentarios:

  1. tantos recuerdos de los setiembres.

    ResponderEliminar
  2. Otro lado del dolor, Isabel, que ni siquiera tanta calima puede ocultar. Se te lee con sumo agrado y plena atención. Román C.

    ResponderEliminar

ÉRASE UN HABRÁ

Hubo una vez una vez en el bosque de sueños lunas luneras desperdigadas bajo la manta. Érase que se era un… mamá, cuéntame un cuento, ...