09 febrero 2015

IN MEMÓRIAM



Schubert le puso música 
a aquel final de invierno.
Escucho su sonata
y el ave descifrada
de la ausencia
reclama
un júbilo que ya fue vencido.

El piano aflora
tránsitos sin costados,
notas íngrimas
que la tristeza nombra.

Schubert creó para la eternidad 
el ritmo acompasado

de tu ausencia...



https://www.youtube.com/watch?v=arqouwfIKzU




3 comentarios:

  1. Precioso, Isabel.
    Me emocionan estos versos.
    Cariños varios, sentidos y cercanos

    ResponderEliminar
  2. ¡ Oh, qué bonito Isabel! un beso Lilia.

    ResponderEliminar
  3. Ay la ausencia, como puede tocar el alma. Muy hermoso Isabel.

    ResponderEliminar

ÉRASE UN HABRÁ

Hubo una vez una vez en el bosque de sueños lunas luneras desperdigadas bajo la manta. Érase que se era un… mamá, cuéntame un cuento, ...