23 octubre 2012

NADIE MIRA LA ROSA

                    


                  Ningún ojo ve cómo se pierde la tarde,
                   de puntillas,
                   para no despertar
                   este infinito estruendo
                   que rodea las cosas.
                   Nadie observa la red deshilvanándose
                   de las algarabías.
                   Nadie mira la rosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ÉRASE UN HABRÁ

Hubo una vez una vez en el bosque de sueños lunas luneras desperdigadas bajo la manta. Érase que se era un… mamá, cuéntame un cuento, ...